lunes, 14 de abril de 2014

Magdalenas con manzana. Deliciosas!!!

Dicen que la primavera la sangre altera. Y creo que algo de cierto tiene. No sé si será por eso, o simplemente el precio que tiene cambiar de estación pero, últimamente estoy cansada. Muy cansada.

No sé si me vas a creer pero tengo 5 entradas que no consigo terminarlas. En mi cabecita las tengo perfectamente pensadas. Hasta me imagino cómo quiero las fotos. Pero luego me pongo y no hay forma. ¿te pasa a ti también? Me atrevería a decir que tengo un semi-bloqueo y el agobio viene porque quiero seguir publicando todos los lunes. Y enseñarte algo que te pueda gustar.

En fin, prefiero pensar en positivo y creer que en unos días estará solucionado. Bien pensado, si las termino todas, tendré un "colchón" de entradas que me permitirán estar más relajada.

Conozco a pocas personas que digan que no les gusta cocinar. A mí me relaja un montón. De hecho, son muchos los blogs que sigo de cocina. Casi siempre son de repostería. Y muchas veces alucino con las recetas tan elaboradas que nos presentan. Mi sección de recetas es muy sencilla, intento traer cosas fáciles.

Hoy te traigo una receta que me ha encantado. Unas magdalenas con manzana. Perfectas para tomar con un café en el desayuno o en la merienda.

Están buenísimas y todavía estás a tiempo de hacerlas y no morir en el intento cuando pongas el horno. Mira que luego hará mucho calor!!!

  

En la receta original las manzanas se añadían sin más en la masa, peladas y troceadas claro. Pero me apetecía cambiar y probar algo diferente. Y ha sido todo un acierto.
El secreto ha sido hacer un caramelo en la sartén y añadir  la manzana. No te puedes imaginar cómo se intensifica el sabor. Como diría el Candy Crush, Delicious!!!
Y ya puesta, le añadí unas pasas de corinto. Esto, por supuesto, es opcional pero a mí me encanta encontrarlas dentro.
 


Espero que te guste la propuesta que hoy te traigo. Ya sé que estamos en Semana Santa, pero con un poco de suerte, las torrijas se las dejamos a las mamis y nosotras podemos sorprender con algo diferente ;)

Feliz Lunes


lunes, 7 de abril de 2014

Cómo hacer un cesto rústico

Recuerdo que cuando era pequeña mi madre hacía un montón de labores. Le encantaba el ganchillo y tejer con dos agujas. Hacía una cosas preciosas!! Cuando llegaban las vacaciones más de una vez intentó enseñarme. Más que nada porque me quedaba hipnotizada con el movimiento de las agujas cogiendo hebra y sacándola por lo que parecía un laberinto.
Te confieso que de ganchillo no avancé más allá de la cadeneta y ahora mírame, hasta tengo un blog de crochet!! Bueno, y de otras cosas.
Para mi sorpresa mi madre todavía conserva muchas de las revista de labores que utilizaba y para mí se han convertido en verdaderos tesoros.
Si que es verdad que nos hemos reinventado. Y hemos conseguido darles un toque más actual y divertido a los proyectos de ganchillo. Y creo que es por esto, por lo que cada vez somos más las que nos enganchamos a esto de "ganchillear".
Pero aún así por mucho trapillo o nuevos materiales que nos encontremos, hay cosas que no cambian. Por eso hoy te traigo un cesto hecho con hilo de cáñamo. Una labor de aspecto rústico pero que puede encajar en cualquier rincón de nuestra casa.
No es difícil de tejer. Está claro que no es suave como el algodón pero con un poco de paciencia se puede hacer. Lo puedes encontrar en cualquier tienda aunque yo en esta ocasión lo compré en Tiger y el "tapete" que he utilizado para darle ese toque romántico lo encontré en una mercería de barrio.
Para hacerlo, lo único que he hecho ha sido tejer en círculo y darle el tamaño que quería. Puedes utilizar el patrón de monedero y partiendo de él, darle el tamaño que quieras.
El "tapete" no tiene misterio. Sólo tienes que colocarlo como más te guste y después con aguja e hilo ir cosiendo todo el contorno para que quede sujeto.

Espero que te haya gustado y que te sirva de inspiración para hacer cositas bonitas con las que disfrutar y darle puntitos de color al día a día.
 
Feliz Lunes


lunes, 31 de marzo de 2014

Consejos básicos si quieres participar en una Feria Handmade

Aprovechando que el próximo fin de semana se celebra en Madrid una nueva edición del Nómada Market , he pensado que sería interesante escribirte este post en el que te doy consejos básicos si quieres participar en alguna feria handmade o de jóvenes diseñadores.
En esta ocasión no voy a participar en el Nómada pero no descarto hacer alguna feria handmade este año.
 
Yo he participado en 4 ferias diferentes y de todas aprendes algo. La experiencia es muy enriquecedora. No se puede explicar cuando alguien se para en tu puesto, te compra algo y te dice que le encanta lo que haces.
 
Pero vamos al tema. Los consejos que te doy están basado en mi experiencia pero si tú también has participado en alguna o simplemente te gusta acudir a ellas, y ves que hay cosas de las que me olvido y  las consideras importantes, no dudes en compartirlas con un comentario en esta entrada. 

 
Parece obvio pero es imprescindible. Si quieres participar en este tipo de ferias tienes que tener un logo o una marca.
Es importante que el logo esté también visible en tu puesto. Te sorprenderías la cantidad de bloggeras que se pasan por este tipo de eventos. Muchas buscan los mejores puestos, los más originales, los mejores diseños handmade y después los publican en sus blogs.
Puede ser una buena manera de darte a conocer, por eso tu logo tiene que ser visible.
 


 ¿Qué precio le pongo a mis diseños? ¿Será demasiado caro? ¿Venderé?
 
Doy por hecho que tu producto es bueno y que crees en lo que haces. Dicho esto, te diré que el precio de tus productos es algo que tendrás que calcularlo tú.
Tú mejor que nadie sabes el coste en material que has utilizado y el valor que le quieres dar a tu tiempo, a tu trabajo. 
 
Pero hay un factor que deberás tener presente sí o sí, a  la hora de poner el precio final a tu producto para este evento: El coste de la feria.
Este coste deberás incluirlo en el precio a través de un porcentaje pequeño en cada artículo que vendas. Una feria handmade puede suponerte una media de 200 euros por 3 días, hablamos sólo del puesto y deberás cubrir este gasto de una forma indirecta.
La experiencia de participar está muy bien pero recuerda que se hace para ganar dinero. El palizón que te vas a dar no sólo durante esos días sino también en las semanas previas preparándolo todo bien merecen un beneficio económico.
 
Otro consejo que te doy es que el precio de tus productos esté visible. Yo al principio no lo ponía y con el tiempo me di cuenta que era un error.
En este tipo de ferias hay mucha gente. Muchísima. La gente mira, se va, vuelve y a lo mejor compra. Por la misma razón por la  que no nos gusta que nos atosigue una dependienta cuando vamos a comprar y preferimos decidir por nuestra cuenta si nos gusta, si el precio nos cuadra, etc.... debemos facilitarle a la gente este dato. 
No es necesario pero si interesante disponer de una tienda online.
Te preguntarán si la tienes y muchos de ellos no llegarán a comprarte pero otros sí lo harán. Por eso, no cierres esta posibilidad. 
No utilices nunca una base muy llamativa. Fuera rayas, cuadros, lunares o estampado similar. Debes utilizar siempre una base que puede ser una sábana en un color suave. Preferiblemente blanco. O por ejemplo un tablón de madera.
 
Piensa que lo importante es tu producto y es en lo que te debes de concentrar.
 
Es interesante que no sobrecargues el puesto. No es un bazar. Recuerda que menos es más y siempre será preferible ir reponiendo. Pero puedes ayudarte de algunas cosas que te sirvan de atrezzo y que capten la atención del público hacia tu producto. Una buena manera por ejemplo es utilizar bases de diferentes alturas para colocar tu producto o darle un toque de color con banderines.
Ni que decir que tienes que ser visible en las redes sociales. Este tipo de evento genera mucho tráfico y es importante que interactúes con ellas.
Una manera interesante de incrementar tus seguidores puede ser incluir el icono de las distintas redes sociales donde tienes presencia en tus tarjetas de visita.
 
Espero que te ayuden estos consejos. Recuerda que si tienes algo que añadir puedes hacerlo con un comentario en esta entrada. Y si te parece útil para ti u otras personas no dudes en compartirlo en las redes sociales.
 
Feliz lunes
 
 
 

lunes, 24 de marzo de 2014

Cuello de lana. El último, de momento.

Me cuesta recordar como era ese tiempo en el que las tecnologías no existían. Si que es verdad que tendría que retroceder un montón de años pero yo lo he vivido. Un tiempo en el que con tus amigas te comunicabas por el teléfono fijo y cuando las ibas a buscar llamabas al telefonillo en vez de mandar un whatsapp. Madre mía, parece que han pasado 100 años de eso. Y ahora, aquí me ves, enganchada a las nuevas tecnologías como la que más.

Aunque no sé si te pasara a ti también pero yo me enfado, me enfado mucho con tanto mundo 2.0. Me mata que día si y día también tenga que actualizar las aplicaciones, me mata que la batería del móvil dure tan poco, que tarde un siglo la red de turno en subir una publicación, tirarme una semana para subir de nivel en Candy Crush, subir un Pin it desde el móvil y que se cargue en un tablero diferente ..... pero sobre todo, me mata Facebook y en concreto mi fanpage . Tengo un pequeño problema con ella. No se me actualizan los "me gusta". Sólo de vez en cuando me suma alguno. Es un problema que no sé cómo solucionar, tanto es así que he vuelto a abrirla de nuevo y me sigue dando el mismo problema. Desesperante!! Lo he consultado con mucha gente y lo más sorprendente es que parece que hablo de algo raro pero a mí me pasa, así que, si conoces alguna solución estaré encantada de que me la cuentes. Y por supuesto te invito a que la conozcas!! Es muy pequeñita pero poquito a poco espero que crezca.

Y cambiando de tercio,  hoy te traigo un cuello de lana que espero que te guste tanto como a mí.
Pensaba que esta entrada la iba a tener que dejar en espera. El buen tiempo que hemos tenido estos últimos días me hacían soñar ya con sandalias, tirantes y en general poca ropa. Pero como ha vuelto el frío aprovecho y te enseño este cuello que probablemente sea el último que haga hasta ya el invierno.

Supongo que todavía tendrá que hacer frío aunque en general ahora las tiendas donde compro se llenan de ovillos de algodón de colores vivos, dejando en un segundo plano a mi querida lana.
Pero yo pienso seguir haciendo cositas de lana.  Tengo en mente hacer un proyecto grande, en concreto una manta y hacerla poquito a poco en verano con lo cual no te asustes si en pleno mes de junio te enseño un montón de ovillos de lana. Todavía estoy pensando qué colores utilizaré pero prometo enseñártelos.
Para este cuello he querido utilizar un color suave. La verdad que no soy de colores pastel pero tenía ganas de usar este tono. Ya sabes que utilizo mucho las lanas Drops, en el taller donde voy a mis clases trabajan con esta marca y tengo que decir que me gusta mucho y que la relación calidad precio está muy bien.  Además siempre tienen lanas en promoción lo que hace que el precio sea mejor todavía.
No me considero una experta en ganchillo, todavía tengo mucho que aprender pero este punto que he utilizado para el cuello es muy fácil y creo que se sale de lo habitual.

Me gusta hacer ganchillo en cualquier momento. Por la noche antes de dormir, en el metro o mientras disfruto de una infusión caliente, por eso buscaba un punto fácil de recordar y que no me diera "dolor de cabeza". Algo que pudiera continuar sin problema en cualquier momento sin tener que mirar todo el rato el gráfico o las instrucciones.

Los puntos básicos que necesitas conocer para hacer este cuello es la cadeneta y el punto alto. Fácil verdad? Lo único que el punto alto lo vamos a convertir en bucles o punto hinchado.

Y como tengo muchas ganas de que te animes a hacerlo, te dejo el gráfico que he usado para este cuello de ganchillo, pertenece a un libro precioso de ganchillo "Taller de ganchillo" de Erika Knight. Es tan bonito el libro que prometo hablarte de el próximamente.
este gráfico pertenece a "Taller de ganchillo" de Erika Knight


¡¡Feliz lunes!!!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

lunes, 17 de marzo de 2014

Ovejita de ganchillo y su patrón!

Si hay algo que me gusta son los domingos. No tener que escuchar a mi "querido" despertador es algo que no tiene precio. Y más, cuando trabajas algún domingo al mes. Poder dormir hasta que el cuerpo quiera, quedarse un poco en la cama y preparar un rico desayuno me encanta. Hoy por hoy, diría que es uno de los pequeños placeres que la vida me da de vez en cuando.

Reconozco que cuando tengo un domingo libre hago de todo y no hago nada. Hago todo lo que me apetece. Ver alguna película, cocinar algo especial, tomar el aperitivo, disfrutar de mi perro, de mi chico y de mis queridas telas y lanas. Y de otras cosas importantes no hago nada. No me apetecen! ¿te pasa a ti también?

Hoy te traigo un amigurumi que me ha robado el corazón! Es una ovejita de ganchillo que encontré en la revista Simply Crochet y que tuve claro tenía que hacer.

Bueno en realidad me ha salido otra oveja diferente pero igual de adorable. Nunca me había pasado pero cuando terminé el cuerpo y la cabeza me di cuenta de que algo no iba bien. Era mucho más grande que la de la revista. Y para más inri si para el cuerpo utilicé una aguja del nº 4 para la carita y las extremidades usé una del nº 3. Qué chula soy!!! Así que  ya las indicaciones de la revista las mandé a paseo y acabé haciéndola a mi manera. ¿qué te parece?

Todo esto tiene una explicación. Creo que no estuve lo suficientemente concentrada al seguir el patrón y debí de tejer alguna que otra vuelta de más, sin mencionar que la lana marrón debía de haber sido más gordita y haber usado la aguja del nº 4.
Siempre podría haber optado por deshacerla y empezar de nuevo pero lo reconozco, no me apetecía mucho y bueno me veía capaz de terminarla a mi manera. A veces surgen imprevistos y hay que saber encontrar una solución!


De todas maneras ya sabes que me gusta dejarte el patrón por si te animas a hacerla. Creo que es perfecta si hay algún bebé en casa. Este amigurumi además tiene la particularidad de que no lleva ojitos de seguridad. A mí no me gustan mucho y prefiero tejerlos con una aguja, pero  esta ovejita es perfecta así ¿no te parece?


Queda ya muy poquito para dar la bienvenida a la primavera  y espero poder traerte cositas alegres y llenas de color. Mientras tanto, que tengas un feliz lunes!!!

Participo esta semana en la fiesta de enlaces de Personalización de Blogs
Blogging tips